¿Iniciará el Ramadán de 2022 otra yihad?

ACTUALIZADO Martes, 29 de marzo de 2021: Otro mortífero ataque terrorista se ha cobrado hoy la vida de cinco personas – cuatro civiles y un agente de policía – en la ciudad israelí de Bnei Brak, elevando a 11 el número de víctimas asesinadas en ataques terroristas árabes en la última semana. El terrorista palestino, afiliado a Al Fatah, se lanzó a disparar con un rifle de asalto, apuntando aleatoriamente a peatones, ciclistas y personas que conducían sus coches en la zona residencial, antes de recibir un disparo mortal de un agente de policía que fue herido por el terrorista y murió posteriormente a causa de sus heridas. El grupo terrorista palestino Hamás elogió este y los atentados anteriores, y repartió dulces para celebrarlo. Una publicación en el sitio web de Hamás se hizo eco de similares declaraciones anteriores realizadas para incitar a la yihad de 2021, que condujo a una guerra total de Hamás contra Israel:

“El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) bendice la heroica operación contra los soldados de la ocupación sionista en la llamada zona de ‘Tel Aviv’, que condujo a la muerte e hirió a varios ocupantes sionistas; y subraya que todas las heroicas operaciones llevadas a cabo por nuestro pueblo palestino, en cada centímetro de nuestra tierra ocupada, se enmarcan en el contexto de la respuesta natural y legítima al terrorismo de la ocupación y a sus crecientes crímenes contra nuestra tierra, nuestro pueblo y nuestras santuarios. Hemos advertido repetidamente a la ocupación de las consecuencias de la escalada de sus violaciones y crímenes, ya que nuestro pueblo palestino no permanecerá pasivo frente a ella, y se enfrentará a su terrorismo por todos los medios, y protegerá su santuario, el punto más lejano y la totalidad de las tierras ocupadas, y lo defenderá con una resistencia integral, que seguirá disuadiendo a la ocupación, y frenando su agresión, hasta su salida de nuestra tierra”.

27 de marzo de 2021

En la noche del domingo 27 de marzo de 2022, dos terroristas árabes con armas automáticas dispararon contra civiles indefensos en una calle céntrica de la ciudad israelí de Hadera. Más de una docena de personas fueron alcanzadas y resultaron heridas. Dos agentes de policía resultaron muertos. Esto siguió a un ataque combinado de apuñalamiento y atropello que costó la vida a cuatro personas en la ciudad israelí de Be’er Sheva, apenas unos días antes, y fue el cuarto ataque terrorista con disparos o apuñalamientos en la última semana y media. (Esto no cuenta la docena y media de episodios de palestinos que lanzaron piedras y cócteles molotov contra vehículos israelíes en Cisjordania en la última semana y media). Estos ataques fueron alentados y celebrados por Hamás y la Yihad Islámica Palestina, que instaron a aumentar la “resistencia” contra los israelíes. La Autoridad Palestina, Fatah y la OLP también han ampliado los llamamientos a los palestinos a la “resistencia popular” en las últimas semanas.

Este aumento del terrorismo y la incitación se produce cuando se acerca el mes sagrado musulmán del Ramadán (que comienza el viernes 1 de abril por la noche), y sigue un patrón establecido desde hace tiempo.

El estudio de CAMERA sobre la violencia en Ramadán/yihad por Jerusalén del año pasado, que culminó con la guerra de Hamás contra Israel, documenta los patrones históricos y los pretextos esgrimidos para llevar consumar dicha violencia. La concomitante campaña de deslegitimación contra el Estado judío que acompañó a la violencia en Ramadán contó con la ayuda y la complicidad de periodistas que ignoraron la historia y optaron por repetir los pretextos dados por quienes orquestaron la violencia. Como señalamos en su momento:

Ramadán, el mes más sagrado del islam, se considera un mes de yihad en Oriente Medio, no sólo en términos de la psicología interior de la fe del musulmán, sino en términos de conquista física para expandir el poder y el alcance del islam. Ali Gum’a, antiguo muftí de Egipto y miembro del Consejo de Al-Azhar, explica:

“En la cultura islámica, Ramadán no sólo ha sido un mes [dedicado] a adorar a Dios y acercarse a Alá el Todopoderoso, sino también un mes de acción y yihad para difundir esta poderosa religión”.

Por ello, el Ramadán se considera un momento propicio para librar la yihad contra el Estado judío. Según el profesor de ciencias políticas de la Universidad Al-Ummah, Adnan Abu Amer:

“La [costumbre] palestina de movilizarse para las operaciones e intensificarlas en el mes de Ramadán se inspira en la historia [islámica], que está repleta de guerras y conquistas que tuvieron lugar durante este mes, porque es evidente que entonces los musulmanes hicieron esfuerzos especiales para llevar a cabo ataques… Cada año, al comienzo del Ramadán, las ramas militares de las facciones de la resistencia palestina subrayan que se trata de un mes [especial] en el que los combatientes de la yihad rezan durante el día y defienden su patria palestina durante la noche. Es un mes marcado por destacadas victorias musulmanas, y es el mes durante el cual la resistencia llevó a cabo [sus] más extraordinarias guerras de heroísmo y sacrificio…

…Es costumbre de la resistencia intensificar su actividad durante el Ramadán… El ambiente del Ramadán aumenta la disposición al sacrificio, debido a su efecto religioso y psicológico, que es sentido automáticamente por los combatientes de la resistencia. En consecuencia, en el Ramadán siempre aumenta la resistencia contra la ocupación…”.

En 1979, el líder de la Revolución Islámica iraní, el ayatolá Ruhollah Jomeini, proclamó el último viernes de Ramadán como el Día Internacional de Al-Quds (Jerusalén) para que “los musulmanes de todo el mundo [mostraran] su apoyo a los musulmanes oprimidos del mundo y, en particular, de Palestina”. Irán anima a los musulmanes de todo el mundo a manifestarse en este día por la eliminación del Estado judío y “el retorno de la nación musulmana de Palestina que está bajo la opresión de los sionistas”. Como declaró Jomeini en su declaración de presentación del día de Al-Quds:

“Los sionistas tienen buenas razones para sentirse amenazados mientras millones de musulmanes se preparan para liberar Al Quds”.

De nuevo [en 2021], el líder supremo de Irán, Alí Jamenei, llamó a los jóvenes palestinos a emprender la yihad contra Israel:

“Palestina y Jerusalén se mencionan en el sagrado Corán como ‘tierra sagrada’. Durante décadas, esta tierra pura ha sido ocupada por la gente más sucia y malvada, engendros del diablo que masacran a gente respetable y lo reconocen sin pudor. Son racistas que han atormentado a los [verdaderos] titulares de la tierra [los palestinos] con asesinatos, saqueos, detenciones y torturas durante 70 años. Pero, Dios mediante, no han logrado vencer su voluntad… Palestina vive y sigue librando la yihad y, con la ayuda de Dios, al final podrá triunfar sobre el malvado enemigo. Jerusalén y toda Palestina pertenecen a su pueblo, y éste volverá a ella, con la ayuda de Dios…”.

Los portavoces iraníes anunciaron que estaban armando a sus apoderados palestinos con cohetes y equipo militar para librar la yihad y liberar Jerusalén y Palestina de los judíos…

Aunque los pretextos cambiaban continuamente, la llamada a las armas seguía siendo la misma: “Defender al-Aqsa”, “Defender los lugares sagrados musulmanes”, “Defender Jerusalén”.

Estos fueron los gritos de guerra históricos llamando a la yihad violenta que han cosechado un amplio apoyo entre los musulmanes en el pasado. Siguen un patrón centenario establecido por Amin al Husseini, el Gran Muftí de Jerusalén entre 1921 y 1948. El muftí incitó repetidamente a la yihad para defender los lugares sagrados musulmanes de Jerusalén, utilizándola como pretexto para atacar a los judíos en nombre del islam. La canción de guerra “Defiende Jerusalén/al-Aqsa” tuvo como resultado el asesinato y la masacre de docenas de judíos en Jerusalén, Hebrón y Safed en 1929 y preparó el terreno para muchas “Yihad por Jerusalén” que vendrían después.

Hacer una yihad por Jerusalén ha servido -y sigue sirviendo- para un propósito político. Traslada a Israel el centro de las quejas por los fracasos de los líderes locales y consigue que los musulmanes de todo el mundo apoyen a los palestinos y al islam.

***

Los dirigentes de Hamás, la Yihad Islámica Palestina y Al Fatah animaron a sus conciudadanos a llevar a cabo una “resistencia popular” que se manifestó en forma de ataques violentos contra judíos reconocibles que llevaban a cabo su vida cotidiana; en el lanzamiento de piedras y artefactos incendiarios contra la policía israelí y, finalmente, en el lanzamiento de cohetes y misiles contra civiles en ciudades de Israel. Durante todo el Ramadán, la incitación continuó, con demasiados periodistas que se limitaron a hacerse eco de los pretextos sin analizar la historia.

Ha pasado un año y el Ramadán está de nuevo a punto de comenzar. ¿Subvertirán Irán, Hamás y otros líderes terroristas el mes sagrado religioso una vez más para sus propios fines nefastos? Si lo hacen, los periodistas no deben hacerse eco fácilmente de sus pretextos y excusas, sino que esta vez deben estar preparados y armados con el conocimiento de la historia reciente y pasada.

Leer: “Jihad for Jerusalem 2021: How the Media Facilitated the Delegitimization of Israel“. (En inglés)

Traducción: CAMERA Español. Original en inglés.